Vino Rosé, bebida de elegantes notas

Vino Rosé, bebida de elegantes notas

¿Cómo definir un Vino Rosado? Los vinos rosados se suelen elaborar con el mismo procedimiento que el vino blanco, pero a partir de variedades tintas y cortas maceraciones, por tanto el vino rosado es un híbrido entre la frescura del vino blanco y los matices y aromas del vino tinto.

Como ya se sabe, los vinos reciben su color del contacto del líquido con las pieles de la uva (proceso de maceración), de ahí que la manera más común de obtener el vino rosado sea con el jugo de uvas tintas y la maceración con las pieles de las mismas, proceso que dura un periodo muy corto, por lo general de dos a tres días, pues tan pronto como el jugo comienza a adquirir un color rosado, se retiran las pieles.

Entre las uvas con las que se pueden hacer excelentes vinos rosados se encuentran la Garnacha y Tempranillo de España, de Francia la uva Grenache y la Cinsault, de Italia la Sangiovese y de Argentina el Malbec.

Existen dos estilos del vino rosado: muy dulces, conocidos como “blush”, y los vinos secos.

Momento de servir

La copa en la que se sirve este tipo de vino, es la misma que se emplea para los vinos blancos, pues al igual que en estos se busca resaltar su frescura, cuerpo y aromas. Es decir, debe ser una copa más pequeña y estrecha que la del tinto (por la necesidad de mantenerlo frío), y de globo amplio, pues debe tener espacio suficiente para agitar la bebida y que esta no llegue a derramarse, proceso al cual se le conoce como oxigenación del vino.

Para consumir el vino rosado se aconseja servirlo muy fresco, refrigerándolo de 6° a 10° centígrados, por unas 6 horas antes de servir, y la copa debe llenarse, por mucho, a ¾ de su capacidad.

Pese a su gran estructura y complicada elaboración los vinos rosados son fáciles de maridar.

Maridaje

Los vinos rosados son realmente muy versátiles y combinan muy bien con alimentos ligeros. Son vinos que se sirven fríos y pueden resaltar el sabor de quesos suaves, pastas charcutería o ensaladas. Sus notas y acidez los hace excelentes compañeros de platillos a la parrilla como pollo, pescado o vegetales asados; también pueden servirse en el almuerzo donde los platillos lleven huevo, mariscos y una variedad de embutidos. Y es que gracias a que dejan esa ligera sensación de sequedad en la boca ayudan a limpiar el paladar de grasas ligeras.  En sí, el vino rosado es perfecto para una reunión con la familia o los amigos en un día caluroso de verano; ¡imagina esa escena! y apresúrate a comprar y enfriar esa botella de Vino Rosado que tanto te han recomendado.
  • No hay productos en el carrito.
Este sitio web utiliza cookies para asegurar que tengas la mejor experiencia en él.
¡Lo tengo!